Reflexión del Autor, Manuel Septien

El título de la Nube3, “Tabaco, marihuana, alcohol, pastillas,…” es suficientemente explícito sobre el tema que trata. Pero habría que fijarse más en el subtítulo, “Esa complicada convivencia” para tener una idea clara del enfoque con el que se pretende abordar el tema en 12Nubes.

Habría que decir que, al fin y al cabo, las sustancias de las que se debe de tratar, entre las que también se incluye el tabaco, se podrían englobar bajo el epígrafe de “drogas”. Pero no está de más distinguir cada una de ellas, ya que entre la variedad de sustancias susceptibles de alterar la conducta y producir efectos perjudiciales para la salud, sus efectos y la forma en la que se accede a su consumo deben ser considerados de modo diferente.

La primera vez que un amigo profesor leyó “Nubes de tiza” me comentó que le había llamado la atención el hecho de que en el primer capítulo apareciera un profesor con resaca, enólogo para más señas, que tiene que ir a Burdeos, centro mundial de vino a atender el caso de una alumna con coma etílico.

Y, desde luego, el arranque no es gratuito. Se podría decir sin caer en tópicos en ese tan manido de que “esta historia está basada en una historia real”, aunque no es el caso. Sin embargo, desgraciadamente, sabemos que no es un hecho aislado y que casos como el de Elsa, se dan en las urgencias hospitalarias con más frecuencia de lo deseable.

En otros capítulos vemos que fumar porros forma parte de los ritos de confraternización de algunos grupos de amigos y amigas, como entre otros lo es beber de manera descontrolada hasta emborracharse. Y se muestra, en contraste, una cena donde las personas adultas beben, en la visita a una bodega, siendo el alcohol el protagonista de un acto social y formal.

Por otra parte, tampoco es casualidad que el ficticio instituto Manuel Quintano se encuentre en La Rioja, región en la que la vitivinicultura es el centro de las actividades económicas de la comarca y una referencia cultural de primer orden, al mismo tiempo que un atractivo turístico. Se pretendía mostrar las dos caras de la moneda: el alcohol como elemento de riesgo para la salud y como factor de riqueza cultural y económica.

Sin embargo, en la mayor parte de los casos, el consumo de alcohol y otras drogas sólo es tratado en los centros escolares como un problema que, además, desborda las paredes del aula. El “botellón” como fenómeno de consumo social y juvenil de alcohol es una muestra, la más evidente, de que no es sólo un problema escolar y que trasciende al ámbito de la sociedad en general. Sin embargo a la hora de plantear soluciones, como en todas ocasiones, indefectiblemente, todas las miradas se dirigen a la escuela como el lugar adecuado donde prevenir sobre los efectos perniciosos de las drogas.

Aunque el impacto de los diferentes tipos de drogas cambia según las etapas educativas y el tipo de centros, la gravedad de su consumo y la necesidad de formar a todo tipo de alumnos y alumnas en la prevención sobre sus efectos perniciosos ha contribuido a que “las drogas” se hayan convertido en uno de los temas más frecuentes y solicitados para tratar en las sesiones de de tutoría.

Sin embargo, bien por desconocimiento o por temor a no saber tratarlo del modo acertado, en la mayoría de las ocasiones el profesorado no se siente cómodo cuando surge el tema en clase o cuando, como tutor, tiene que informar a los responsables del alumno sobre conductas relacionadas con la ingestión de alcohol y drogas.

En algunos centros, cada vez más, se recurre a personal externo, especialistas que tienen el conocimiento y los recursos pedagógicos (dinámicas de grupos, experimentos, información especializada,…) para informar y formar sobre el tema y prevenir sobre sus efectos perniciosos sin que su intervención vaya a tener efectos contraproducentes.

El hecho de que sean personas ajenas al centro y que puedan proporcionar una visión científica de los efectos que producen, junto al hecho de que vayan acumulando experiencias sobre los intereses informativos del alumnado pueden ser los mejores consejeros y los que mejor puedan informar y formar.

A esta nube se han acercado algunos de ellos.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más publicaciones

Cajón Desastre

Viaje de Ida y Vuelta

El proyecto socioeducativo 12Nubes, integrado por jóvenes de la ciudad de Vitoria-Gasteiz dialoga con sus padres, madres, abuelos y abuelas, sobre la experiencia migratoria que

Cajón Desastre

Montaje panel de entrenamiento FLL

Ya disponemos de nuestro panel de entrenamiento para participar en la FLL Euskadi. Reciclando material, planificado y ejecutado por nosotros mismos nos ha quedado super