Amores y desamores (lo que no se enseña en las aulas y se aprende en los patios)

Amores y desamores

En amor arte Cuarzo Posse

A Andrey le gustaba Elsa. Como salía con Daniel no se le había pasado por la cabeza que podía salir con ella. Era como si alrededor de Elsa hubiera una red invisible que la hiciera inalcanzable para él. A veces, estudiando juntos, se había sentido excitado, cuando sin querer ella le había rozado o, inconscientemente, se había apoyado en él mientras le explicaba algo. Entonces él alargaba la explicación y el placer de tener a Elsa a su lado le hacía considerar los problemas de química y las ecuaciones de tercer grado como algo apasionante.

De repente, en un gesto que cogió a Andrey desprevenido, Elsa se ocultó de Dani inclinando su cara en el hombro de Andrey. En un arranque de osadía empezó a besarla.

Elsa por su parte, se sintió sorprendida por la pasión que mostraba Andrey. Siempre le había parecido un compañero muy frío, a veces de tan reflexivo que era lo llamaba de broma El Tímpano de Siberia. Pero estaba resultando mucho más apasionado de lo que había imaginado.

Elsa estaba sorprendida por la delicada forma de besar de Andrey, besaba mucho mejor que Dani y le parecía mucho más tierno.

 

Elsa le había insistido en que las relaciones sexuales tenían que hacerse respetando los deseos del otro y, sobre todo, tomando todo tipo de precauciones para que no se quedara embarazada. Debían usar condones siempre y tener mucho cuidado de que no se rompieran. Andrey, como en todo, era una alumno disciplinado y no tuvo ningún problema en seguir todas las enseñanzas al pie de la letra. A partir de aquella primera conversación, siempre llevaba encima condones.

Elsa, por su parte, además de un amigo, había encontrado en Andrey un ser singular que siempre le estaba sorprendiendo con algo. P. 155

………………….

Cuando acabamos, seguimos unidos un rato abrazados, extenuados, casi sin aliento. Luego, según íbamos por la penumbra hacia el corredor principal, Sara me confesó:

— Aquí fue la primera vez que hice el amor. Una vez, cuando yo tenía quince años y estábamos jugando al escondite, se fue la luz. Solía pasar con relativa frecuencia sobre todo con tormentas fuertes. Sabíamos que el apagón a veces se alargaba y eso estimulaba a un tiempo nuestra osadía. Coincidió que aquel apagón una vez se produjo cuando me ocultaba en uno de los recovecos, entre las barricas, con el amigo de uno de mis primos, un chico llamado Estanis, que me gustaba. P. 199

Compartir

6 comentarios

  1. Es muy saludable ver a los alumnos y alumnas relacionarse de forma natural y abierta sin prejuicios. Es la adolescencia un etapa muy importante para expresar sentimientos y afirmarse a sí mismo. El patio es un punto de socialización clave en la vida escolar.

  2. Sí, realmente es importante este aspecto del aprendizaje (el amoroso, el de las relaciones entre iguales) que no aparece en los currículos, Sin embargo, en las tutorías, con lecturas apropiadas y películas que traten estas temáticas sería muy apropiado poderles ayudarles a reflexionar sobre sus relaciones, sobre como podrían mejorar, o como podrían evitar los contratiempos producidos por actitudes inapropiadas o palabras y acciones hechas sin pensar. Por otra parte sí que es cierto que el patio o la calle en un sentido general es el espacio donde se produce la socialización entre los individuos y su ámbito va más allá del que pueden abarcar los maestros y profesoras. Nos queda prepararles desde el aula para lo que se van a encontrar allí.

  3. Algunos dicen que si en alguna relación no hay celos significa que no hay amor pero en realidad pasa lo contrario, si en una relación no hay celos significa que hay confianza y libertad, muchas chicas tienen el móvil vigilado por sus novios ,les tienen que dar explicaciones en todo lo que hacen y con quien hablan. Y siguen con la relación solo por miedo y también por miedo no dicen nada y eso puede traer grandes problemas y recuerda «Si te vigila no es amor sino obsesión»

    1. Algunos dicen que si en alguna relación no hay celos significa que no hay amor pero en realidad pasa lo contrario, si en una relación no hay celos significa que hay confianza y libertad, muchas chicas tienen el móvil vigilado por sus novios ,les tienen que dar explicaciones en todo lo que hacen y con quien hablan. Y siguen con la relación solo por miedo y también por miedo no dicen nada y eso puede traer grandes problemas y recuerda “Si te vigila no es amor sino obsesión”

      Los celos son una emoción que todas las personas hemos sentido en algún momento de nuestras vidas: celos de mi hermano pequeño a quien mis padres hacen (o creo que hacen) más caso que a mí, celos de mi mejor amiga que ahora está más tiempo con otra amiga que conmigo…
      Por lo tanto, el problema no es sentir celos, si no cómo los gestiono: es algo que me incumbe a mí personalmente, no a mi novio/, ni a mi amiga ni a mi hermano. Y evidentemente no son demostración de amor. Si hay confianza y libertad en la pareja, es probable que yo pueda plantear claramente que estoy sintiendo celos, y que mi pareja me ayude a llevarlo mejor. Pero desde luego no desde el control ni la desconfianza.
      Con respecto a si en las parejas heterosexuales estos celos se dan más por parte del chico hacia la chica, tengo mis dudas. Podríamos decir que los celos los sentimos ambos, mujeres y hombres. Lo que es diferente es la manera de expresarlos. Los chicos suelen hacerlo de manera más explícita, más clara; mientras que las chicas solemos ser más sutiles. Un ejemplo: en vez de pedirle, como el chico, que envíe la geolocalización para saber dónde está, le pido que me envíe una foto de ese momento con la excusa de «ver lo guapo que estás», y así poder saber dónde se encuentra (en casa, en calle, solo, acompañado…).
      Las chicas a veces siguen con una relación tóxica (celos, control…) por miedo, sí, pero a veces por miedo a estar solas. Es bastante habitual que las chicas, cuando comienzan una relación de pareja, dejen de quedar con sus amigas y se integren en la cuadrilla del novio, por lo que, en caso de que la relación vaya mal, se encuentran sin soporte emocional ni social. Así que un buen consejo sería no abandonar las relaciones de amistad ni de aficiones… por estar con el novio.
      Y para terminar, aquí incluyo varias recomendaciones para reducir el control que puede darse en la pareja a través del móvil. Lo solemos usar en nuestro programa EnredA2, de Emaize3.0:
      • No contestes de manera inmediata a sus mensajes si estos no requieren una respuesta urgente.
      • Recuerda que tu móvil es un espacio de privacidad.
      • No compartas el patrón de desbloqueo o las contraseñas de tus redes sociales, ni siquiera con tu pareja.
      • No mandes tu geolocalización cuando no estés con él/ella.
      • No accedas a informar de cada uno de tus movimientos.
      • No has de decir con quién hablas cada vez que estás en línea en WhatsApp.
      • No has de pedir permiso a la hora de vestirte como quieras y mucho menos mandar una foto para obtener su aprobación.
      • Si realmente te quiere confiará en ti sin necesidad de enviar pruebas de lo que dices.
      Recuerda: el control y el chantaje emocional no implican amor, sino manipulación psicológica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más publicaciones

Cajón Desastre

Viaje de Ida y Vuelta

El proyecto socioeducativo 12Nubes, integrado por jóvenes de la ciudad de Vitoria-Gasteiz dialoga con sus padres, madres, abuelos y abuelas, sobre la experiencia migratoria que

Cajón Desastre

Gala LA FUNDACIÓN

En este evento se entregan los Premios Convivencia 2017, este año los premios se marcaron como objetivos: concienciar a las familias sobre la necesidad de