Reflexión del experto, Jesús Prieto Mendaza

El tema que vamos a tratar no es fácil. Lo que le ocurre a Elsa, la protagonista de la novela “Nubes de tiza”, no es, lamentablemente, un hecho aislado. La violencia entre iguales (tanto física, verbal como psicológica), la falta de respeto entre compañeros, lejos de disminuir con los avances sociales se ha perpetuado vistiendo nuevas formas, más acordes con los nuevos tiempos en los que la tecnología impone el ritmo de nuestras vidas, aunque igual de reprobable e injusta.

Para comenzar es conveniente aclarar bien qué significa el término “bullying”. Cualquier manifestación de violencia, no debe ser necesariamente tipificada como bullying. Así, el bullying implica una repetición continuada, y que se prolonga en el tiempo, de las burlas o las agresiones que puedan provocar sufrimiento o exclusión social de la víctima.

  2 comentarios en “Reflexión del experto, Jesús Prieto Mendaza

  1. 3 Febrero, 2015 at 11:14 am

    Esta semana, en un centro educativo un chaval reconocía que pegaba y abusaba de sus compañeros y compañeras con este argumento: – Soy un hombre, un machote y muy fuerte.
    Es realmente sorprendente que un joven no sepa que está en el Siglo XXI y no en la Europa medieval del siglo XIII. Era macho y fuerte, decía. Sin embargo yo veía un chico débil, inseguro, lleno de complejos…que intentaba disimular con ese papel de “malo de la película”. Una vez más, tras un abusador no se esconde fuerza sino todo lo contrario una gran debilidad, una gran inseguridad para aceptarse a sí mismo que arroja contra los demás.

  2. Jesus Prieto Mendaza
    3 Diciembre, 2016 at 2:55 pm

    Durante la pasada semana, y en varios centros escolares diversos (no sólo de secundaria, sino también de primaria) me he encontrado con situaciones de maltrato o acoso entre iguales en las que el tema de esta Nube 1 se mezclaría con el de la Nube 2. Me refiero al acoso por el hecho de tener un diferente color, religión, vestido, lengua… La realidad diversa de nuestras aulas y de nuestra sociedad está generando que numerosos conflictos estén también transversalizados por el concepto de interculturalidad. Un abusador, quien se cree portador de una verdad absoluta, de una cultura absoluta, intentará humillar o ridiculizar a los que considera “distintos”, los “otros”, los “de fuera”. No hay en ello nada nuevo, su maldad es tan vieja como la historia de la humanidad, si antes arremetía contra el “gafitas”, contra el “gordo”, contra el “marica”, contra la “bollera”, contra…era de esperar que ahora incorporara un nuevo elemento de estigma: su diferente origen. Quizás estos abusadores que se sienten portadores de una identidad única y pura, debieran saber que Álava es diversa y mestiza desde tiempos inmemoriales. Por nuestras venas corre sangre ibera, celta, romana, austrigona, caristia, vascona, franca, germana, árabe, judía, gitana y sabe Dios si alguna más. El abusador, también el xenófobo o racista, vuelve a caer en dos grandes errores: Ignorancia e inhumanidad. Las identidades del S XXI no serán ya identidades únicas o homogéneas, sino, como nos reuerdan Will Kylimcka o Amin Maalouf, identidades múltiples y heterogéneas. No os preocupéis, podéis ser vitorianos y marroquís, vascas y saharauis, ecuatorianos y españoles, chinos y europeos, y cuantas variaciones queráis incluir. ¡Ese es vuestro futuro, que nadie os lo niege!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *