Categoría: Nube 8

Amistades adolescentes. (“haciendo amigos” y enemigos)

Material de apoyo Yo cambie Vidas perdidas

 

Yo Cambié Imane | Embarka | Meryem | Galia | Emociones

Vidas Perdidas Rolo feat Miriam Román

 

Referencia

P1000633— Tenéis que hacer algo con los que han pegado a nuestros hijos. Oyes. Por poco los matan y ya es la segunda vez. Pensaba que este instituto era diferente pero resulta que hay igual de rasismo que en todos—. Aquella afirmación me hirió como si en vez de palabras hubiera dirigido contra mí un objeto contundente—. Aquí es donde peor lo han tratado: primero le acusan de ladrón y lo último, oyes, sin hacer nada unos compañeros del instituto les dan una paliza y los dejan medio muertos. Los de aquí hacen lo que quieren y nadie les dice nada. Roban, rompen cosas del instituto, acusan a otros, a los de fuera que no han hecho nada y que no pueden defenderse…y vosotros no hacéis nada.

Realmente me sentía tan dolido que no me creía capaz de argumentar nada. No daba crédito a lo que estaba oyendo.

—A mi Andrey le rompieron un brazo y por poco pierde un ojo— intervino la señora Kountchakov, en un momento que tuvo que tomar un respiro la madre de Sergio. Su intervención, aunque no era conciliadora, rebajó la tensión. Comprobé que su castellano había mejorado, pero tenía una forma de pronunciar, arrastrando las consonantes, muy parecida a la de Andrey —. Por lo que ha dicho han sido algunos compañeros del instituto, tendrán que hacer algo…si no tendremos que ir a la policía— su hablar era pausado y parecía muy convencida de lo que decía.

—Sentémonos y hablemos con tranquilidad— les dije, ofreciéndoles dos sillas frente a la mesa del despacho. A ver, hablemos con calma que estoy aquí para ayudarles. p 186

Reflexión de las jóvenes

Muchas veces hay gente que no significa nada para ti y luego se convierte en una amistad y otra gente que consideras tu amigo te defrauda.
La amistad entre chicas y entre chicos no es la misma. Las chicas nos enfadamos y estamos dos o tres semanas sin hablarnos, nosotras hacemos daño desde dentro, a lo que duele de verdad, como ha sido tu amiga sabes donde hacer daño.
Los chicos igual se pegan o insultan y sueltan la rabia, el tema de la discusión queda arreglado de ese modo.
Las chicas nos lo guardamos más y cuando explota es más fuerte la discusión, igual se arregla y refuerza la amistad o se distancia y la cosa no termina aquí, continuamos haciéndonos daño, hablando mal, buscando alianzas,…
Cuando te paras a pensar, te das cuenta que no te acuerdas de del porqué, te ciega la rabia, el rencor, el orgullo,…
Hay amistades que te llevan a tener problemas por el hecho de no saber decir que no, o por no darte cuenta, al pertenecer a un grupo y no querer defraudar.
No todas las amigas son iguales, hay amigas para contar penas, otras para reírte, otras confidente,…
Cuando hay amistades entre chicos y chicas, siempre se cuestionan y se ridiculiza la amistad como si fuera algo más. Ésto fastidia y puede deteriorar la amistad. Según vas cumpliendo años te empieza a dar igual este tipo de juicios y eres capaz de mantener la amistad sin que te influya.
Hay amistades muy especiales aunque sean amistades a distancia, son muy bonitas y cuando hay un reencuentro el tiempo que ha pasado no importa en la relación. Las redes sociales facilitan este tipo de contactos. A veces la distancia facilita y fortalece las relaciones.
El concepto de amistad en la adolescencia ha cambiado, ya no hace falta tener un contacto físico, las redes sociales permiten tener otro tipo de amigos y amigas, y en otras condiciones. Los emoticonos facilitan transmitir emociones en la Red sin tener contacto, son fácilmente reconocibles e interpretables por nosotras.

Reflexión del autor, Manuel Septien

Relacionada con la Nube 1 (“Una de peleas”) la presentes nube titulada “Amistades problemáticas” y subtitulada “haciendo amigos y enemigos” pone el foco en la socialización y las relaciones entre iguales de los adolescentes. Nadie pone en duda que las amistades juegan un papel fundamental en el adecuado desarrollo psicológico y social en el periodo de la adolescencia.

Y tan importante es si se tiene o no amigos, como quiénes son los amigos y la calidad de estas amistades. Todos estos aspectos pueden ejercer una influencia tanto de carácter positivo como negativo en el principalmente en la edad adolescente en la que, por un lado, las amistades suponen un recurso fundamental para el desarrollo emocional y social pero, por otro, pueden suponer influencias indeseables en relación con su estado emocional o su conducta.

Las relaciones sociales en la adolescencia, en comparación con la niñez, son más estables, están menos supervisadas por los adultos y se caracterizan por una mayor intimidad y empatía. Son relaciones que, además, por sus particularidades, influyen en el desarrollo cognitivo y emocional del adolescente, en su adaptación al medio social en el que convive, en el aprendizaje de actitudes y valores, en la formación de la identidad y en la adquisición de habilidades sociales.

 

Reflexión del experto, Raúl Rodríguez

(…) mis amigos son sueños imprevistos

que buscan sus piedras filosofales

andando por sórdidos arrabales

donde acuden los dioses sin ser vistos.

mis amigos son gente cumplidora

que acude cuando sabe que yo espero

si les roza la muerte disimulan

que para ellos la amistad es lo primero.

Joan Manuel Serrat

 

Todas las personas somos lo que somos, o lo que queremos llegar a ser, porque estamos en compañía de otras personas. Cada día, amamos, odiamos, aprendemos, enseñamos, crecemos, maduramos…. y todo esto lo hacemos siempre en compañía de otras personas, unas muy importantes para nosotr@s y otras no tan importantes.

Es importante no olvidar que somos como somos porque nos relacionamos con otr@s: nuestr@s padres y madres, herman@s, profesor@s, compañer@s, ami@s y demás conocid@s o desconocid@s. El contacto con l@s demás marca nuestra forma de ser y de actuar, por ello, elegir bien con quién nos relacionamos (o qué relación queremos tener con l@s que nos rodean) es fundamental para conseguir ser lo que queremos ser.

¿Puedes imaginarte pasar más de un día sin hablar con alguno de tus amigos? Sería algo casi insoportable ¿verdad? Día a día, l@s amig@s ocupan cada vez más tiempo. La vida con l@s amig@s es más divertida y sobre todo más fácil y segura.

En la adolescencia, la relación con nuestr@s padres y madres cambia, pasa por momentos complicados y tiende a distanciarse, y esto coincide con que la relación con compañer@s, amig@s se hace más cercana e intensa. Tus amig@s están pasando por situaciones similares a las tuyas, y su compañía (y comprensión) nos hace sentir más comod@s y más segur@s.

En la adolescencia se “estrena un cuerpo nuevo”, se adquieren nuevos compromisos y se asumen nuevas responsabilidades, tanto con adultos como con amig@s e incluso con uno mismo. Es momento de experimentar en muchas cuestiones (consumos, amistades, amor, sexo, riesgos…). Por ello, enfrentarse a todo esto en soledad sería un desafío demasiado complicado.